lunes, 3 de octubre de 2011

LA PRÁCTICA DE MIRAR AL SOL

Generalmente se practica por un período de 9 meses una sola vez en la vida.
La práctica se puede dividir en tres fases:
- hasta 3 meses,
- de 3 a 6 meses
- de 6 a 9 meses.
Y es preciso caminar descalzo 45' al día durante el resto de su vida.
La alimentación nos hace que causemos dolor a unos y explotemos a otros. La práctica implica mirar al Sol poniente o naciente una sola vez al día durante las horas seguras, o sea, en una franja de 1 hora a partir de la salida del Sol y 1 hora antes de la puesta.
No se produce ningún daño a los ojos en estas dos horas, que son las seguras. Está científicamente demostrado, que durante esas horas, uno está libre de la exposición a los rayos UV (ultravioleta) e IR (infrarrojos), que son perjudiciales para los ojos.
Para determinar las horas del amanecer o la puesta de sol, se puede consultar la prensa local, que también incluye el índice UV siendo 0 en esas horas.
Sendos momentos son buenos para la práctica, todo depende de la conveniencia de cada cual. También tiene la ventaja adicional de obtener vitamina A y D durante la franja segura. La vitamina A es necesaria para la salud de los ojos, la única vitamina que exige el ojo. Si miramos al sol, desaparecerán las gafas con sus poderes asociados, ya que la vista mejorará considerablemente.

Para aquellos que no pueden inicialmente hacer esta práctica durante los períodos seguros, tomar el sol es un método eficaz para recibir la energía del Sol a un ritmo más lento hasta que uno sea capaz de llevarla a cabo.
El mejor momento para tomar el Sol es cuando el índice UV está por debajo de 2; esto normalmente ocurre dentro de las 2 horas seguras, la hora que sigue al amanecer y la hora inmediatamente anterior al ocaso. Tomar el sol durante el día se debe evitar, a excepción de los meses de invierno, cuando el índice UV se mantiene en el 2. Consulte la prensa local para ver los datos publicados sobre el índice UV para estar seguros.
No use protección solar. El cuerpo se calienta, sudamos y el sudor es un producto de desecho que es necesario que salga del cuerpo. Cuando te maquillas o te cubres con lociones y cremas, éstas se degeneran y los productos químicos penetran en el cuerpo. Es una mala práctica, un uso equivocado que nos lleva a culpar al Sol por los cánceres de piel que desarrollamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada